Un viaje a través de los Pirineos

Un voyage à travers les Pyrénées

IMG_1108

NUEVA PLAYLIST AUDIO ÚLTIMAS ACTUACIONES 2014. ¡¡PINCHA AQUÍ!!

Una influencia musical recíproca:

Cruce de caminos

por Elena R. Chamón

Alrededor de 1870, el ingeniero e inventor Joseph Ravel viaja a España para colaborar con un equipo de ingenieros franceses dirigidos por Gustave Eiffel en la construcción de líneas de ferrocarril. En Aranjuez conoce a la que se convertirá en su mujer y madre de sus hijos, Marie Delouart, procedente de una familia vasco-española que ha afrancesado su apellido. En 1875 nacerá Maurice, el primer hijo del matrimonio. También en 1870 estalla la guerra franco-prusiana, un factor decisivo en la emancipación cultural y artística de Francia, hasta entonces a la sombra de la gran tradición musical alemana. La brecha abierta entre estos dos países y sus respectivas corrientes estéticas se agrandará definitivamente con la llegada de la Primera Guerra Mundial.
Durante esas décadas los compositores franceses, en mayor o menor medida, se distancian de la poderosa influencia wagneriana y tratan de crear una música específicamente francesa. Este giro nacionalista propicia un interés renovado por la música vocal: la lengua francesa imprime su particular prosodia en el ritmo y la interválica de la música francesa presente en este programa, incluso en las obras puramente instrumentales. La “romanza”, de inspiración alemana, se convierte en “mélodie”, género incontestablemente francés. El patriotismo es patente en el poético homenaje a la bandera francesa de “Trois beaux oiseaux du Paradis” de Maurice Ravel. En la obra de este autor, como en la de su compatriota y casi contemporáneo Claude Debussy, se advierte además un profundo interés por el folclore español. Francia mira hacia el sur, más allá de los Pirineos.
A finales del siglo XIX y principios del XX, París se ha convertido en un importantísimo centro cultural, meca de artistas y cuna de los movimientos de vanguardia tanto en música como en pintura: la Belle Époque, el impresionismo, los Ballets Russes o el cubismo son oleadas de esa vitalidad artística sin precedentes en la que todos los artistas europeos quieren tomar parte. Los músicos españoles, además, son dolorosamente conscientes del atraso cultural y académico de su país y París se convertirá en su destino insoslayable. El Conservatorio de París, dirigido y revitalizado por Gabriel Fauré, el más venerado de los compositores franceses, y la Schola Cantorum, fundada por Vincent D´Indy y en la que Isaac Albéniz imparte su enseñanza, son los míticos lugares de peregrinación para los compositores españoles. Atravesando los Pirineos por esa vía férrea que el padre de Ravel ayudó a construir, Manuel de Falla, Jesús Guridi, Federico Mompou y Enrique Granados entre otros, se formarán y trabarán amistad con el propio Fauré, con Vincent D´Indy o con los discípulos franceses de ambos, Reynaldo Hahn y Ravel entre ellos.
Por su parte, los catalanes Felipe Pedrell, profesor de Falla, Albéniz y Granados (y autor, además, de una ambiciosa trilogía operística titulada “Los Pirineos”) y Fernando Obradors, autodidacta y el único de los autores presentes en este programa que no estudió, por tanto, en París, son los dos músicos españoles de la época que más se vuelcan en la recopilación, reescritura y difusión del folclore español. La utilización de ese folclore, como se ha señalado, deja su huella no sólo en un puñado significativo de obras de compositores franceses (pensemos en la “Rapsodie espagnole” de Ravel o en la “Soirée dans Grenade de Debussy, sin ir más lejos) sino que marca todo el quehacer compositivo de Falla o Guridi.
Así pues, el viaje al que les invitamos es un viaje de ida y vuelta. Los Pirineos, junto a los que nació y en los que murió el más celebrado de los compositores españoles, Isaac Albéniz, proyectan literalmente su sombra sobre la tierra natal de Guridi, Granados, Obradors, Mompou y Ravel, también sobre el refugio de Henri Duparc en sus últimos y desgraciados años. Pero los Pirineos simbolizan, además, una encrucijada en las relaciones de amistad, afinidades estéticas y mutuas influencias del grupo de compositores presentes en este recital.